/

28 de noviembre de 2023

¿Qué es el NAT y cuál se usa en cada caso?

Que es NAT?

Qué es la NAT

Cuando internet fue inventado, la idea inicial no era que se crease una red tan inmensamente gigante como hoy, ni se aspiraba a que cada casa tuviera una conexión. Por eso, cuando se creó esta tecnología, se reservaron solo 32 bits para crear las direcciones IP, lo que daba para un máximo de 4.294.967.296 direcciones únicas, que se acabaron quedando cortas

Una dirección IP es como una matrícula que te identifica a ti dentro de una red. Es un identificador único para tu dispositivo, y se te asigna automáticamente cuando te conectas a Internet. Nadie puede navegar por la red sin una IP, y ninguna web puede estar online sin una tampoco. Así, cuando entras a Xataka.com, tu navegador traduce el texto a la dirección IP de nuestra web.

Entonces, lo que acaba pasando es que entre servidores, dispositivos, páginas web y demás, el protocolo IPv4 que se estaba utilizando no es suficiente para que todos tengamos una IP única. Y es aquí donde entra en juego la NAT o Network Address Translation.

Lo que hace la NAT es permitir que varios ordenadores se conecten con una misma IP pública, utilizando de forma interna en la red doméstica distintas IP privadas. De esta manera, grandes empresas y redes pueden utilizar una única dirección IP, saturándolo todo menos que si cada una usase una diferente.

Así, el NAT ayuda a que las direcciones IPv4 no se agoten. Si tienes en casa un ordenador, dos móviles, una impresora y una Smart TV, cada uno tendrá una dirección privada en tu red local. Entonces, el NAT los tiene en cuenta y los trata de forma individual dentro de tu red de casa, la WiFi de tu casa, pero cuando te conectas a Internet desde uno de ellos se hace desde la misma dirección IP. Luego, al administrar el tráfico entrante, entonces lo envía al dispositivo que toca.

El NAT está en tu router, módem o el dispositivo con el que te conectas, y normalmente no será necesario configurarlo, aunque algunos dispositivos lo permiten.

Ventajas y desventajas del NAT

La principal ventaja del NAT es que ayuda a ahorrar direcciones IP públicas en las redes IPv4, ya que varios dispositivos se pueden conectar desde una misma dirección. También facilita administrar las redes de una empresa u hogar, ya que puedes cambiar la dirección IP pública sin afectar a las direcciones IP privadas.

Además, el NAT también ayuda a mejorar la seguridad de tus dispositivos, ya que las direcciones IP privadas de cada uno de ellos no son públicas ni visibles al conectarte a Internet.

Sin embargo, también hay algunas desventajas en el NAT. Por ejemplo, puede haber dificultades al usar protocolos de comunicación directa con un dispositivo concreto, como el VoIP, el FTP, o incluso a la hora de utilizar juegos online. También puede haber problemas con algún firewall si no se configura bien.

De momento, el NAT solo está disponible para las conexiones con protocolo IPv4, y no es compatible con el IPv6. El IPv6 es un nuevo protocolo con direcciones IP más largas, y que permite albergar 340 sextillones de direcciones. Por lo tanto, por motivos de ocupar direcciones IP no es necesario el NAT, aunque se está desarrollando uno específico para este protocolo llamado NAT64.

Tipos de NAT más usados

A continuación, te vamos a decir cuáles son los tipos de NAT más utilizados y comunes en las redes. En cada uno de ellos te daremos una pequeña descripción para que sepas cuáles son sus características.

  • NAT estática: Le asigna una dirección IP fija a tu router o dispositivo NAT, convirtiendo su dirección privada en una pública de forma directa, y haciéndolo visible en Internet.
  • NAT dinámica: Tu router tiene asignadas varias direcciones IP públicas, y cada dirección IP privada se conecta usando una de las IP públicas asignadas, de forma que a cada una de las privadas se le asigna una de las públicas que haya libres cuando tenga que conectarse, de forma que cada vez será siempre diferente.
  • NAT de solapamiento: Para evitar solapamientos o conflictos con las IPs públicas de una red y las privadas de otra, el router genera una tabla de traducciones para asignar una única IP pública a la conexión.
  • NAT de sobrecarga o PAT: Es el tipo más común de todos, y es el que se utiliza en tu casa. Lo que hace es mapear múltiples direcciones IP privadas a través de una única dirección IP pública.

Qué tipo es el mejor usar en cada caso

La NAT estática es uno de los tipos más aconsejables para servidores web o dispositivos de los que necesitas conocer una dirección IP que siemre sea la misma, y a través de la que conectarse a Internet. También es útil para dispositivos a los que se deba poder acceder a través de Internet por el personal que esté autorizado, aunque no cualquier usuario de Internet en general.

En cuanto a la NAT dinámica, es una buena opción cuando buscas que el dispositivo que se conecte tenga una mayor seguridad, ya que cada vez que lo haga se le asignará una diferente. Vamos, que una IP pública que se esté usando ahora, mañana no será de ese dispositivo.

El NAT de solapamiento se utiliza solo en esos casos en los que las direcciones IP privadas de una red coinciden con las públicas de otra. Esto puede crear conflictos entre ellas a la hora de conectarse a Internet, por lo que el router se asegura de poner orden entre ellas con su tabla de conexión.

El NAT PAT es el tipo que vas a usar en casa, ya que este denominado «de sobrecarga» es el que identifica las direcciones IP privadas de los dispositivos que tienes conectados a tu red, y los conecta a Internet a través de una única dirección IP pública. El router mantiene cada dispositivo mapeado para saber cuál se conecta a dónde y a cuál enviar los datos entrantes desde una web o servidor.

 

Fuente: Xataca